domingo, 21 de abril de 2013

Mito primero: "Chávez nos desunió"

Quise empezar con este mito porque es éste el que sustenta la justificación para el odio constante entre los habitantes de la villa. El mito, como el título indica, afirma que fue el señor Hugo el encargado de propagar y difundir el odio entre los pobladores. Para desacreditar o confirmar el mito, recurrí a un antropólogo y a un historiador. Me encontré con lo que siempre he sospechado: somos, desde la fundación, más de una Venezuela, y estas venezuelas están separadas más que por las diferencias políticas (al reducirlo son lo mismo), por un abismo histórico, cultural y hasta genético.

Esa aseveración se fundamenta en un análisis de Rafael Carías quien ya en 1983 reconocía a más de una Venezuela, incluso tres: "El distanciamiento y la POLARIZACIÓN creciente entre estas culturas podríamos decir, tres Venezuelas" y éstas procedían, como también expone Carías, de la separación entre el campesino, el negro y el cosmopolita

 ¿Adivinen en la foto, dónde se ubican la mayoría de los negros y campesinos, y dónde la mayoría de los cosmopolitas?


Además, si se nada más profundo dentro de las clases sociales, es importante resaltar que una sola de éstas, al parecer, ha gobernado el país durante los 200 años de historia, Las clases sociales venezolanas son una herencia colonial, a partir de la separación de España las élites pudientes venezolanas mantuvieron una hegemonía económica, tal como lo indica Brito. F  (1983)  “En Venezuela el desarrollo económico no había condicionado la formación de la burguesía en sentido típico, tampoco del proletariado, pero aquella guerra que destruyó el orden colonial (…) constituía una proyección de la revolución democrática burguesa, por las conexiones de la economía colonial venezolana con el mercado capitalista, por la ideología burguesa que inspira aquellas heroicas luchas”

 Cuando Brito habla de burguesía, está haciendo referencia a esas familias (pocas en número) pudientes de la Caracas colonial (como la familia Bolívar), quienes fueron las encargadas de tomar la rienda (no directamente) del país después de la partida de Bolívar. Recuerden que el dinero, y por ende, los que tengan en mayor cantidad son los que deciden el futuro del país porque toman los centros de poder, son los que están en todos los roles sociales importantes del país.

Ya concluyendo, se puede afimar, y no sería una locura, que solo una de esas dos venezuelas había estado en los centros de poder hasta la llegada Hugo Chávez, y es a partir de ahí en que la Venezuela que siempre salió en la radio, prensa, tv, etc. se entera de la existencia de otra Venezuela relegada de los espacios, los que Eduardo Galeano bien atinó en llamar "los invisibles", ya ambas Venezuelas se encontraron, pero no se reconocen y ese choque es lo que provocó, a grandes rasgos el odio entre ambas, que ya estaba, que siempre estuvo; pero que no se expresaba. El discurso folclórico de Hugo Chávez, combinado con la jerga descalificadora del los grandes medios de comunicación (procedentes de estas familias o "encompinchados" con ellas) originó agresión verbal y psicológica entre las dos Venezuelas destinadas a no reconocerse, como lo afirmó Carías en 1983.

Conclusión del mito: ES FALSO.

¿Quiénes me ayudaron en la investigación?

*Rafael Carías: ¿Quiénes somos los venezolanos? 1983 (ANTROPÓLOGO)
*Brito Figueroa: Estructura económica de Venezuela colonial 1983 (HISTORIADOR)

No hay comentarios:

Publicar un comentario